viernes, 14 de marzo de 2014

Fotografía social para un mundo mejor

 "Si pudiera contarlo con palabras, 
no sería necesario cargar con una cámara" 
                                                   Lewis Hine


Todos, por poca Historia de la Fotografía que sepamos, conocemos a Lewis Hine. A él, o mejor dicho, a su fotografía de los obreros de la construcción del Empire State Building. Quizás esta serie de fotografías sean las más famosas y conocidas internacionalmente.

Luchtime atop a skyscraper
Pero mucho antes de la construcción del rascacielos neoyorkino, Lewis Hine ya había capturado numerosos rostros anónimos e historias. Su objetivo fotográfico, su método de enseñanza en la Ethical Culture School de Nueva York, ya había inmortalizado en los primeros años del s.XX la llegada a Pittsburgh de las familias inmigrantes que llegaban al país de los sueños posibles. Trabajó para National Child Labor Committee y para la Cruz Roja defendiendo la educación y escolarización de los niños, denunciando la explotación infantil e intentando mostrar a la sociedad que el progreso pasaba por la justicia social. Sus fotografías de esta temática, bucando ahondar en la humanidad frente a ese nuevo sistema opresivo, me parecen un ejemplo de belleza y poétiva. Un precursor de la fotografía social y una vida marcada por un ansia de relatar lo que ocurría en aquella América que se despertaba en una era industrial, pero que seguía marcada por el sueño campesino de un país profundo y deprimido.


Even if we think we don't, we all know Lewis Hine by his amazing photographs of the Empire State Building's construction. Less known, his photographs for the National Child Labor Committee and for The Red Cross were a great campaign against children's work. These last ones, beautiful, poetic but sad, show us the American industrial growth and the fight to build better societies.