miércoles, 26 de junio de 2013

Vivian Maier o la fotografía secreta

El fin de semana pasado tuve la suerte de poder ver la primera exposición en Europa sobre la obra de Vivian Maier. Hace un par de meses aparecía un artículo sobre ella en El País, así que, cuando me enteré de que Valladolid iba a acoger esta magnífica exposición, no pude sino acudir.



Su historia podría haber sido totalmente distinta si la casualidad y la suerte de un joven llamado John Maloof no hubiesen entrado en ella. Maloof compra, a un módico precio, un paquete de más de mil negativos entre los que espera encontrar una fotografía para la cubierta del libro que está escribiendo. Selecciona varios y cuando comienza a subastar el resto,  el crítico Allan Sekula se pone en contacto con él para advertirle de que lo que tenía en sus manos era un tesoro y que debía intentar recuperar los negativos que había dispersado.

A partir de ese momento John Maloof lleva a cabo una exhaustiva investigación descubriendo que la autora era Vivian Maier, una niñera de Chicago que había fallecido dos días antes y que vivió sus últimos años en condiciones precarias.


 Vivian Maier, de origen francés, había nacido en Nueva York pero se traslada a Francia, de donde era su madre, tras el abandono de su padre. Allí vive con su madre y desarrolla su primer acercamiento a la fotografía gracias a la amistad que su madre mantenía con la fotógrafa surrealista Jeanne J. Bertrand. Años más tarde volverá a EEUU pero se instalará en Chicago como niñera de una familia y dejando claro su fuerte personalidad como una mujer liberada que necesita su propio espacio de privacidad. Cuando no esté cuidando a los tres niños de esa familia, recorrerá las calles de Chicago, de Nueva York, o  realizará viajes a la India, Egipto, Bangkok, Taiwan, Vietnam... siempre con su cámara como compañera de vida.

Su obra, como su vida, se caracteriza por la intimidad, la misma en la que desarrolló su obra, la soledad que marcaría su vida y su persona. Nunca positivó sus fotografía y tan sólo las veía en los negativos. Por eso, no es de extrañar que los expertos se asombren de la calidad de estas fotografías cuando se revelan en grandes formatos. El encuadre siempre bien cuadrado (de hecho no ha sido necesario recortarlas), la luz que consigue, las metáforas que tienen múltiples interpretaciones y las referencias que demuestran que era, dentro de su anonimato, una gran experta de la fotografía. Conocerdora de las obras de Cartier Bresson, Diane Arbus, su fotografía demuestra incluso la búsqueda de semejanzas con la obra de Magritte en esa fotografía de un sombrero flotando sobre un globo.


Con este descubrimiento la fotografía gana una de las mejores fotógrafas del siglo pasado, una mujer que consigue trasladarnos a las calles de Chicago y Nueva York de los años 50, a su riqueza y su marginalidad, a sus historias, sus niños y sus escenas robadas.

En la actualidad se está rodando una película acerca de su vida "Finding Vivian". Solo nos faltaría saber si esto, esta nueva e inesperada popularidad, le gustaría.












Last weekend I could enjoy the first European exhibition on the work of Vivian Maier. Already known in the U.S., here in Europe we are starting to know her and her work as a real discovery. Her photographs and her life, intimate and full of light, shadows and metaphors, are going to be on a film called "Finding Vivian".

miércoles, 19 de junio de 2013

Happy endings

Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar.

Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces, te cuestiones
tus propias certezas. Y que entre ellos,
haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro.

Te deseo además que seas útil,
más no insustituible.
Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada,
esa utilidad sea suficiente
para mantenerte en pie.

Igualmente, te deseo que seas tolerante,
no con los que se equivocan poco,
porque eso es fácil, sino con los que
se equivocan mucho e irremediablemente,
y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven
no madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer
y su dolor y es necesario dejar
que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras
que la risa diaria es buena,
que la risa habitual es sosa y
la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras,
con urgencia máxima,
por encima y a pesar de todo,
que existen, y que te rodean,
seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un perro,
alimentes a un pájaro
y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal,
porque de esta manera,
sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,
por más minúscula que sea,
y la acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuántas vidas
está hecho un árbol..

Te deseo, además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico,
Y que por lo menos una vez por año
pongas algo de ese dinero frente a ti y digas:
"Esto es mío”
sólo para que quede claro
quién es el dueño de quién.

Te deseo también
que ninguno de tus afectos muera,
pero que si muere alguno,
puedas llorar sin lamentarte y sufrir
sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que,
siendo hombre, tengas una buena mujer,
y que siendo mujer, tengas un buen hombre,
mañana y al día siguiente,
y que cuando estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.
Si todas estas cosas llegaran a pasar,
no tengo más nada que desearte.




Victor Hugo

sábado, 15 de junio de 2013

"My friend Maia"

Siempre intento buscar algo positivo de cada cosa, por mucho que me cueste. Resulta alentador encontrar ejemplos a seguir que demuestran que, a pesar de todas esas cosas que este mundo loco nos hace creer que son imprescindibles en nuestras vidas, existe algo más, algo más fuerte y sencillo que nos llena y nos hace ser genuinamente felices. 

Por eso, en días como éste, cuando los exámenes parecen llenarlo todo de negro y apenas dejan hueco a la vida, encontrar a Maia, con sus pequeñas cosas, hacen que salga de ese mundo bicolor. Porque, seamos realistas, aunque es muy probable que no llegue a los 95 años, o que si lo hago, todavía no esté jubilada, yo también quiero alejarme del mundo y vivir una vida así...

Rodado en Fire Island, NY por Julia Warr, artista y cineasta. Julia Warr conoció a Maia Helles, una bailarina rusa de 95 años durante un vuelo. Años después Julia decidió compartir esa maravillosa forma de vida con este corto.



I always try to find something positive in everything. When exams seem to fill all black and  leave no room to life, finding Maia, with her little things, make it better. Because, let's face it, although I won´t reach age 95, I would like getting away from the world and live a life like this
...

"Shot in Fire Island, New York, this film captures the secrets of eternal youth as Maia Helles, a Russian ballet dancer turns 95 but still remains resolutely independent, healthy and as fit as a forty year old. Made by Julia Warr, artist and film maker (juliawarr.com) met Maia on a plane 4 years ago and became utterly convinced by the benefits of her daily exercise routine, which Maia perfected, together with her Mother, over 60 years ago, long before exercise classes were ever invented."




miércoles, 12 de junio de 2013

Kit para una crafty girl

Las entregas finales y los exámenes me han tenido y están teniendo bastante agobiada. Sin embargo no quería dejar pasar más tiempo y por eso, quiero enseñaros el regalo que poco a poco fui preparando para una persona muy especial. La verdad es que la idea se me ocurrió por casualidad y se fue completando con tiempo porque cada cosa es especial y las encontré en sitios diferentes. No obstante, todo está elegido por un motivo concreto y me quedé satisfecha con el resultado final. Le encantó. ¡Espero que les guste!


I've been and I'm really busy, but I wanted to share this, so here I go. This project was my present for a special person and I was really excited about the idea of doing it. I spent some time looking for the perfect washi-tape, box and I did other things myself. So I hope you like as she did!