sábado, 23 de marzo de 2013

the more we change, the more we stay the same

Llevaba ya un tiempo pensando en darle un nuevo aire a esto. Había decidido darle un toque más personal cambiando el formato y la apariencia del blog. Saqué las acuarelas, la tinta, la pluma... Reescribí el título con mi propia mano. Saqué el troquelador de las grandes ocasiones, y ... al llegar el momento de la verdad, mis amigos y yo misma llegamos a la misma conclusión.

A veces, cuando intentas cambiar algo, cuando buscas tu propia identidad en el mundo o cuando tratas de descubrir algo propio que te defina y guste, muchas veces descubres que hasta ese momento infravaloras lo que ya tienes. Supongo que es porque, en parte, olvidas el tiempo que le dedicaste a la criatura inicial y lo mucho que supuso para ti en un principio. Y así ha ocurrido, que por muy bonito que pudiese ser esa nueva apariencia, al final, la de siempre, la genuina nos gusta más. 

Aislándome de este caso, creo que eso nos sucede a todos en nuestro día a día. Cambiamos o buscamos aquello que nos falta y que pensamos que anhelamos profundamente porque queremos ser mejores, más modernos o más guapos que nadie, y al final, una vez que ha pasado todo, que nos hemos metamorfoseado en esa maravilla resplandeciente, nos damos cuenta de que antes estábamos ya bien.

Así que, queridos lectores, puede que esté errando en permanecer como ya estaba antes, y con esto no quiero que se malinterprete que no estoy abierta a cambios, pero por ahora, los elefantes y yo hemos cambiado para seguir igual, disfrutando de las pequeñas cosas bonitas de este loco mundo.



sábado, 16 de marzo de 2013

Cuando Jacobs conoció a Buren

La inspiración tiene distintas formas de picarte. Puede ocurrir que te llegue de forma casual o que tenga un claro origen. Éste es el caso de "When Jacobs met Buren" y que tiene como resultado la colección de primavera- verano 2013 de Louis Vuitton. En este caso la misma pasarela se transformó como si se tratase en sí misma de una obra del artista conceptual francés. Cuadros y rayas subiendo y bajando.

Daniel Buren, quien es mundialmente conocido por sus rayas, se tomó el símbolo nacional como lema para plasmar sus preocupaciones sobre el arte y crear sus obras, muchas de ellas inspiradas en las filosofías desconstructivistas. Se trata de un artista polémico y audaz, que en sus primeras etapas desarrolló sus obras de forma vandálica. Sin embargo, su visión del color y de esa creación del espacio mediante formas puede resultar intensa en determinados contextos, como su "Corridorscope", o una de sus obras más provocativas, que consistió en crear un damero en el patio del Palais Royal de París, que defendiese su concepción de obra visual en entorno histórico-arquitectónico.

Sin embargo, amado u odiado, sus obras se abren camino en otras disciplinas, siendo el desfile una incursión una nueva incursión en la moda. Está claro que nunca se sabe qué se puede esperar del arte.










sábado, 9 de marzo de 2013

Cuando el tiempo pasa más rápido de lo normal y necesitas que los días tengan 30 horas. En esos momentos, cierra los ojos y solo...


jueves, 7 de marzo de 2013

Haciendo patria

Puede que seamos de una comunidad chiquitita, alejada del centro, en donde, según la gente de la meseta, llueve demasiado y sus gentes deben ser un tanto salvajes. Sin embargo, sea todo ello cierto o no, no podría sentirme más afortunada de haber nacido y crecido en esos magníficos paisajes, con un verde vivo, con bosques llenos de vida, montañas que se difuminan al atardecer y una lluvia que aunque tiñe algo de gris, en Asturias, en casa, sienta como en ninguna otra parte. Porque, en esta pequeña comunidad que tengo el orgullo de llamar mi hogar, se puede estar en una playa viendo al fondo las montañas nevadas, y tengo que reconocer que mi morriña comienza nada más cruzar el Negrón. Por todo ello y porque quizás nunca lo he hecho antes aquí, hago patria. Puede que Asturias sea pequeña, pero su gente y el talento de ésta da que hablar.

Hace un par de semanas, el ilustrador Alfonso Zapico recibió el Premio Nacional del Cómic por "Dublinés". Se trata de un magnífico viaje en tren por las ciudades que dejaron huellas en la biografía de James Joyce y de todos aquellos personajes contemporáneos con los que se cruzó. Aunque no he tenido la oportunidad de leerlo, sí que he visto las ilustraciones, y he de decir que esas calles y sus bullicios me han maravillado. Y estoy orgullosa, sí, orgullosa de que se premie en este país el buen hacer de un ilustrador que, como otros muchos profesionales, tuvo que abandonar una tierra querida.  Orgullosa de que se le reconozca en otros países, de que tenga éxito y de que gane premios que le permitan seguir y seguir regalándonos esos fantásticos dibujos en blanco y negro o a todo color. Porque, a pesar de la distancia, sigue dibujando, sigue escribiendo sobre Asturias, sobre la minería y las vidas que dependen de ella y sigue colaborando con publicaciones de nuestra patria querida.

Así que, cuando mi padre me envió un retrato suyo hecho por Alfonso Zapico, que desgraciadamente no pudo acompañar una entrevista, no pude sentirme más afortunada.

¡Enhorabuena por un merecidísimo premio!






Para disfrutar de más Alfonso Zapico, siga aquí.


martes, 5 de marzo de 2013

one of those days

A veces me puedo pasar horas en la biblioteca de la escuela buceando entre revistas, buscando referencias, hojeando detalles constructivos o maldiciendo por aquella ocasión en la que se me olvidó apuntar dónde estaba aquella escalera, el apellido de tal arquitecto o  el impronunciable nombre de ese pueblo en el que estaba... 
Normalmente suelen suceder dos cosas; una, que encuentre lo que busco desesperadamente entre trincheras de Croquis, Details, AV, Téctonicas, AA',etc... o por el contrario que todo ello sea en vano y me vuelva a casa cabizbaja, sin ganas de trabajar y pensando en las hermosas horas que he desperdiciado.

Sin embargo, lo que me hace irremediablemente feliz, lo que es como un chute de energía en vena, es uno de esos días en los que, habiendo encontrado lo que buscaba o no, vuelvo a casa con una hoja llena de proyectos originales que me inspiran.


SCLERA PAVILION

  Diseñado por el arquitecto ghanés David Adjaye para el "London Design Festival" de 2008, empleaba la madera de una de las frondosas más altas de EEUU, la "tulipwood". El pabellón exterior con una planta elíptica recibe el nombre de "esclerótica". Según Adjaye, esa membrana blanca que forma parte del ojo define su  punto de vista del espacio, que permite la permeabilidad por sus aberturas y la sensación de ligereza que añade su estructura. Se necesitaron más de 1200 postes para su construcción.






COBIJO Y BALCÓN

"¿Qué es un banco? Un lugar para leer, un espacio de relajación y contemplación, una plataforma para dormir, un momento para recordar, un rincón donde socializarse..."
  Con una reflexión de algo tan simple y cotidiano comienza este proyecto de Bernat Llauradó. Se trata de un elemento procedente de palés y tablones de madera recogidos durante un año y posteriormente tratados, que en un mes de construcción, se transformaron en un barco varado en un campo de Rupiá. Al ser móvil, puede transportarse a cualquier rincón, plegando su vela.